Página 66 - 2017-03-00LeccionAdultos-Completo

Versión de HTML Básico

65
INSTRUCCIÓN
I. PARA COMENZAR
Actividad
Remita a los alumnos a la sección “¿Lo sabías?”, de
esta lección.
Como actividad alternativa, envuelva varios re-
galos de Navidad. Distribuya los regalos y luego
debata las siguientes preguntas:
• ¿Cuál fue el mejor regalo de Navidad que reci-
biste y por qué?
• Sé honesto: ¿prefieres dar o recibir regalos?
Explica tu respuesta.
• ¿Cuál es el regalo más grande de Dios: venir
como bebé en un pesebre o regresar para lle-
varnos a nuestro hogar en el cielo? ¿Por qué?
• A la luz del consumismo que hay en Navidad,
¿cómo puedes estar perfectamente feliz con lo
que tienes?
Habla con tus amigos de lo que más esperas ver
o hacer cuando llegues al cielo.
Ilustración
Esta es una antigua leyenda de un cisne y una
grulla. Un cisne revoloteaba en las orillas de una
laguna donde una grulla buscaba caracoles. Por
unos instantes, la grulla observó al cisne llena de
asombro y luego le preguntó:
–¿De dónde vienes?
–¡Vengo del cielo! –respondió el cisne.
–Y ¿dónde está el cielo? –preguntó la grulla.
–¡El cielo! –dijo el cisne–. ¡El cielo! ¿Nunca has
oído del cielo?
La hermosa ave comenzó a describirle las gran-
dezas de la ciudad eternal. Le contó acerca de las
calles de oro y de las puertas y las paredes hechas
de piedras preciosas; le contó del río de la vida, que
fluye tan puro como el cristal. En términos elocuen-
tes, el cisne le describió el árbol de la vida y la gran
cantidad de personas que viven en otros mundos;
sin embargo, no logró despertar enmínimo interés
de parte de la grulla.
Finalmente, la grulla preguntó:
–¿Hay caracoles allí?
–¿Caracoles? –exclamó el cisne–. “¡No! ¡Por su-
puesto que no los hay!
–Entonces –le dijo la grulla, mientras continua-
ba buscando en las orillas fangosas de la laguna–,
tú puedes quedarte con tu cielo, ¡pero yo quiero
caracoles!
II. ENSEÑANZA DE LA HISTORIA
Puente hacia la historia
Comparta lo siguiente con sus propias palabras:
¿Cuán a menudo nos distraemos con chuche-
rías y juguetes de este mundo; incluso aunque son
caracoles babosos, comparados con lo que está por
venir? Escucha a escondidas cualquier conversa-
ción entre alumnos de secundaria y te darás cuenta
de que sus grandes conversaciones, que parecen
ser de temas verdaderamente importantes, son en
realidad acerca de temas triviales.
“¡Mira mis nuevas zapatillas!”
“Esa blusa te hace ver más gorda”
“¡Hice tres goles en el último partido de fútbol!”
Enfrentémoslo: Los temas que a menudo con-
sumen nuestras conversaciones en esta tierra son
de poca importancia comparados con lo que ven-
drá en la Tierra Nueva. Pablo nos recuerda, en
1 Corintios 2:9 que lo que vendrá no es de este
mundo. De hecho, nosotros no podemos ni siquie-
ra imaginarnos lo que Dios nos ha preparado en
el cielo.
Acerca de la historia para maestros
Divida a la clase en tres grupos, y designe a cada
grupo uno de los siguientes capítulos y una tarea. (Si
su clase es pequeña, elija una de las siguientes tareas o
hagan las tres todos juntos.) Después de diez minutos de
trabajo, permita que cada grupo comparta su proyecto
final con el resto de la clase.
Apocalipsis 20
Pida a este grupo que reconstruya el capítulo
de manera dramática. Anímelos a ser creativos. Lo
pueden presentar como teatro leído con los alum-
nos, tomando turnos para leer ciertas palabras o
versículos. Pueden volver a escribir el capítulo con
una traducciónmás contemporánea. Opueden ha-
cer que algunos alumnos actúen a medida que se
lee el capítulo.