Página 46 - 2017-03-00LeccionAdultos-Completo

Versión de HTML Básico

45
prohibición del Rey. Hubiese decreto o no lo hubie-
se, ese hombre de Dios creía que debía continuar
con sus costumbres habituales de oración. Dios era,
para él, la fuente de toda sabiduría y del éxito de su
vida. El favor del Cielo le era más caro que la vida
misma. Su conducta era el resultado natural de su
confianza en Dios” (t. 4, p. 839).
III. CIERRE
Actividad
Cierre con una actividad e interrogue con sus propias
palabras.
Utilice un radiograbador para poner una can-
ción cristiana con el volumen tan alto como pueda
resistirlo. Lea un versículo de la Biblia suavemente
mientras se escucha la canción. Detenga la música
cuando termine de leer. Pregunte a los alumnos
si pudieron oírlo claramente. Si no, ¿por qué no?
Nuestras vidas están llenas de ruido algunas veces;
el ruido puede ser el exceso de trabajo o nuestro
orgullo, que nos lleva a hacer más ymás cosas para
probar nuestro valor propio. Pero, si estamos ro-
deados de tanto ruido, y no nos tomamos el tiempo
para detener la música fuerte, no podemos oír la
suave voz de Dios.
Resumen
La lección de esta semana ha enfatizado la im-
portancia de la comunión con Dios por medio de su
Palabra y de la obediencia a su ley, especialmente
con relación a la observancia del sábado. Existen
bendiciones especiales para todos aquellos que con-
sideran la orden divina.
Elena de White termina el capítulo 37 del libro
El conflicto de los siglos / Los Rescatados, con una
adecuada comparación de los cristianos con árboles
dentro del jardín de Dios. Fíjate este bello ejemplo:
“En verano no hay diferencia notable entre los
árboles de hojas perennes y los que las pierden; pero
cuando vienen los vientos de invierno los primeros
permanecenverdes en tantoque los otros pierden su
follaje. Así puede tambiénqueno seadadodistinguir
actualmente a los falsos creyentes de los verdaderos
cristianos, pero pronto llegará el tiempo en que la
diferencia saltará a la vista. Dejad que la oposición
se levante, que el fanatismo y la intolerancia vuelvan
a empuñar el cetro, que el espíritu de persecución
se encienda, y entonces los tibios e hipócritas vacila-
rán y abandonarán la fe; pero el verdadero cristiano
permanecerá firme como una roca, conmás fe y es-
peranza que en días de prosperidad”. (El conflicto
de los siglos / Los Rescatados, pág. 660).
¿En qué tipo de “árbol” te has convertido? Deseo
que seas el tipo de cristiano que se describe en
Jeremías 17:8: “Porque será como el árbol plantado
junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus
raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su
hoja estará verde; y enel añode sequía no se fatigará,
ni dejará de dar fruto”.
CONSEJOS PARAUNA
ENSEÑANZADE PRIMERA
Orqueste su enseñanza
La buena enseñanza debería ser entreteni-
da. Pero ¿significa esto que debe carecer de
sustancia? No. La enseñanza efectiva no trata
de leer palabra por palabra lo que tienes en el
manual o de tener los ojos fijos en un proyector
de diapositivas mientras hablas con vozmonó-
tona por varios minutos. Los buenos docentes
trabajan con el aula y con cada alumno que
hay en ella. Se dan cuenta de que ellos son los
directores y que la clase es la orquesta. Todos
los alumnos tocan diferentes instrumentos y
con variadas destrezas. Aquí hay algunas ideas
para involucrar a los alumnos:
• Salude a los alumnos por nombre, en la
puerta de entrada, cuando llegan a la clase.
• Comience la clase a tiempo.
• Aliente a los alumnos a hacer preguntas al
comienzo de la clase. Escríbalas en el pi-
zarrón y márquelas a medida que las vaya
respondiendo a lo largo de la lección.
• Preste atención a quién estuvo ausente.
Escríbale una tarjeta personal o llámelo.
• Durante la semana, llame a los alumnos
y pregúnteles acerca de su día. Escuche
atentamente y responda amablemente (¡no
sea molesto!). Antes de finalizar la llama-
da, pídales permiso para orar por ellos por
teléfono.
RABINO 1