Página 41 - 2017-03-00LeccionAdultos-Completo

Versión de HTML Básico

40
ENSEÑAR DESDE...
Remita a los alumnos a las demás secciones de su lección.
• Con otros ojos
Pregúnteles cómo las citas de “Con otros ojos”
transmitan la idea principal de la historia en esta
lección.
• Flash
Lea la declaración “Flash”, señalando que
pertenece al comentario de la historia de esta
semana encontrado en el libro
El conflicto de los
siglos
. Pregunte qué relación perciben entre la de-
claración y lo que acaban de analizar en “Acerca
de la historia”.
• Versículos de impacto
Señale a los alumnos los versículos enumera-
dos en su lección, que se relacionan con la historia
de esta semana. Que lean los pasajes, y pida a
cada uno que escoja el versículo que le hable más
directamente hoy. Luego, pídale que explique por
qué lo eligió.
Opuede asignar los pasajes a parejas de alum-
nos, para que los lean en voz alta y luego los ana-
licen, a fin de elegir el más relevante para ellos.
Finalmente, Pedro nos llama a servir. “Prac-
tiquen la hospitalidad entre ustedes sin quejarse.
Cada uno ponga al servicio de los demás el don que
haya recibido, administrando fielmente la gracia de
Dios en sus diversas formas” (1 Ped. 4:9, 10, NVI).
Mientras esperamos el regreso de Jesús, debemos
servir a los demás, como fieles administradores de
la gracia de Dios.
Para compartir el contexto y el trasfondo
Utilice la siguiente información a fin de arrojar más
luz sobre la historia para los alumnos. Compártala con
sus propias palabras.
El 28 de febrero de 2007, el día después que el
Dow Jones de Industriales cayera cuatrocientos
puntos, un periodista de la CNN entrevistó a un
experto financiero. El periodista le hizo la pregunta
que todos querían saber: “Dado el violento gra-
do de volatilidad del mercado, ¿qué deberíamos
hacer con nuestras inversiones en este momento?
¿Debemos comprar, vender o esperar?”
La respuesta del experto nos suena familiar a los
adventistas; esto es, para los que esperan el regre-
so de Jesús. El analista financiero dio un consejo
simple: “Esperen y estén alerta”.
Esperen y estén alerta. No se alarmen. No com-
pren. No vendan. Simplemente esperen y estén
alerta.
Jesús dio el mismo consejo cuando habló acer-
ca de la confusión de los últimos días. “Procuren
no alarmarse”, dijo él. En Mateo 24, encontramos
una extensa lista de señales que nos alertan de la
cercanía de su regreso: terremotos, guerras, au-
mento del conocimiento, etc. Luego Jesús termina
diciendo, en el versículo 42: “Por eso, estén siem-
pre alerta, pues ustedes no saben el día en que
yo, su Señor, vendré otra vez” (Biblia en Lenguaje
Sencillo). Luego, nuevamente enMateo 25:13, Jesús
dice: “deben estar siempre alerta, porque no saben
ni el día ni la hora en que yo volveré”.
Nota que Jesús no dijo simplemente “esperen”,
sugiriendo una actividad pasiva. Él más bien or-
denó “esperen y estén alerta”.
Esperar y estar alerta no es un deporte del es-
pectador. Así lo dijo Oswald Chambers: “La única
manera de esperar la segunda venida es estar aler-
ta para hacer lo que tenemos que hacer, de manera
que el momento de su venida no nos afecte en lo
más mínimo. Significa adoptar la actitud de un
niño que está seguro de que Dios sabe lo que hace.
Entonces, cuando el Señor venga, será algo tan na-
tural como respirar”.
3
El apóstol Pablo hace una observación similar:
“Pero el día del Señor vendrá como un ladrón” (2
Ped. 3:10, NVI). Recuerda que Pedro estaba con los
demás discípulos cuando Jesús dijo: “Pero entien-
dan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora
de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría
despierto para no dejarlo forzar la entrada” (Mat.
24:43, NVI). Por lo tanto, Pedro nos recuerda que
el Señor vendrá como un ladrón en la noche.
Luego Pedro escribe: “Los cielos desaparecerán
con un estruendo espantoso”. Hay una ilustración
interesante relacionada con esta palabra griega
traducida como “estruendo”. La misma palabra,
roizedon
, se utiliza para describir el sonido que
hace una lanza cuando es arrojada por el aire. La