Página 40 - 2017-03-00LeccionAdultos-Completo

Versión de HTML Básico

39
y los jóvenes a menudo participan en juegos de
guerra virtuales en la web, los alumnos se pueden
beneficiar al representar un centro de estrategia
mundial en el que la mitad de la clase represente
a Satanás y sus fuerzas en el último ataque con-
tra el remanente de Dios. Permita que los jóvenes
sean creativos y formulen estrategias de combate
y defensa. Anímelos para que lo hagan tan real
como sea posible, asociando eventos actuales que
expongan el gran conflicto entre Dios y Satanás.
Ilustración
Comparta esta ilustración con sus propias palabras:
Se lo calificó como el resultado inesperado más
grande de la historia de las olimpíadas. El 27 de
septiembre de 2000, Rulon Gardner, de 29 años,
quien se criara en una granja productora de leche
en Wyoming, EE.UU., apareció en el Complejo
de Exhibiciones de Sidney, en Australia. Aquí
fue cuando ocurrió “el milagro de la colchoneta”:
consiguió una medalla de oro después de derrotar
al luchador más grande del mundo de todos los
tiempos, el ruso Alexander Karelin.
Ten en cuenta que este ruso nunca había perdi-
do una competencia internacional. ¡Nunca nadie
lo había superado en puntaje en diez años! Él de-
rribaba a sus oponentes a pesar de tener costillas
rotas, músculos desgarrados y entrenadores con-
trarios que pasaban años diseñando estrategias
para ganarle. Karelin era considerado el atleta más
amedrentador en la historia de las olimpíadas; era
tan temido por sus oponentes que dos de los fina-
listas sencillamente se dieron por vencidos en la
colchoneta antes de seguir recibiendo sus golpes. Y
se cuenta que el ruso, en cierta ocasión cargó una
heladera desde un negocio hasta su casa y subió
siete pisos de escaleras.
Nadie esperaba que el estadounidense ganara.
De hecho, el presidente del Comité Internacional
de las Olimpíadas se presentó en la competencia
con el propósito de entregar al ruso su cuarta me-
dalla de oro; la medalla que nunca obtendría.
Después de esta competencia histórica, los
periodistas rodearon a Rulon y le preguntaron:
“¿Cuándo pensaste que podrías vencerlo?”
“¿Cuándo pensé que podía vencerlo? Hace unos
diez minutos”, respondió Gardner. “Me decía una
y otra vez: ‘Creo que puedo. Creo que puedo’. Pero
no fue hasta que todo terminó que supe que podía”.
Ocurre que Gardner utilizó una simple estrate-
gia para oponerse a los empujones y a la presión in-
cesante de Karelin. Llegó a la competencia con solo
dos cosas en mente: estar concentrado y resistir.
Por nueve minutos terribles, eso fue exactamente
lo que hizo. AhoraGardner es un héroe legendario.
II. ENSEÑANZA DE LA HISTORIA
Puente hacia la historia
Comparta lo siguiente con sus palabras:
Cuando piensas en esto, la estrategia deGardner
es buena y excede la colchoneta de la lucha.
Después de todo, es fácil perder la concentración
en la batalla espiritual que todos debemos librar. El
gran conflicto entre Dios y Satanás ruge alrededor
del mundo. Satanás busca destruirte. Pero, al final,
si te mantienes concentrado y resistes aferrado de
Jesús, triunfarás.
Acerca de la historia para maestros
Compare 2 Pedro 3:8 al 17, de la sección
“La histo-
ria”
con 1 Pedro 4:1 al 11.
El apóstol Pedro dice que cuando veas [hom-
bres] “entregados al desenfreno, a las pasiones, a
las borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las
idolatrías abominables” (1 Ped. 4:3, NVI), en este
mundo, puedes saber que: “el fin de todas las cosas
se acerca” (1 Ped. 4: 7, NVI).
¡Jesús viene otra vez! Nuestro mundo es oscuro
y malo, pero no desesperes: Jesús vuelve otra vez.
Y ¿qué debemos hacer mientras esperamos el se-
gundo advenimiento de Cristo? Pedro plantea esta
pregunta en el pasaje de la sección “La historia”:
“Ya que todo será destruido de esamanera, ¿no de-
berían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo
una conducta intachable y esperando ansiosamen-
te la venida del día de Dios?” (2 Ped. 3:11, 12, NVI)
En 1 Pedro 4:1 al 11, el apóstol desarrolla lo que
es vivir de manera santa y piadosa. Pedro nos lla-
ma a hacer tres cosas mientras esperamos el re-
greso de Jesús:
Primero, Pedro nos dice que oremos. “Así que”,
escribe él, “para orar bien, manténganse sobrios y
con la mente despejada” (1 Ped. 4:8, NVI). Como
cristianos, no podremos solucionar el problema de
la corrupciónmoral de nuestromundo, pero pode-
mos orar. La oración es la práctica de vivir enCristo.
En segundo lugar, podemos amar. A continua-
ción, Pedro escribe: “Sobre todo, ámense los unos
a los otros profundamente, porque el amor cubre
multitud de pecados” (1 Ped. 4:8, NVI). Mientras
esperamos que Jesús regrese, se nos llama a ser no
solo una comunidad de personas que oran, sino
también una comunidad de personas que aman.