Página 36 - 2017-03-00LeccionAdultos-Completo

Versión de HTML Básico

35
–Qué bien –tartamudeó ella–; es bueno saberlo.
Karl le explicó su comprensión del rol profético
de la iglesia junto con un estudio bíblico impro-
visado de la marca de la bestia. Él le habló del
sistema corrupto de la iglesia en la Edad Oscura,
pero siempre con un énfasis en Cristo como el
medio de nuestra salvación.
Bueno
suspiró ella
, todavía pienso que no me
convertiré en adventista, pero usted ha cambiado
mi concepto acerca de su iglesia.
II. ENSEÑANZA DE LA HISTORIA
Puente hacia la historia
Dé a los jóvenes la oportunidad de comentar
cómo piensan que responderían a la carta de esa
mujer. Invítelos a considerar el consejo de Elena
deWhite, quien nos advirtió que no nos volvamos
muy arrogantes cuando señalemos proféticamente
a otras confesiones. Tenga en cuenta esta colec-
ción de citas: “Podemos tener menos que decir en
algunos respectos, con relación al poder romano
y al Papado”.
1
El mensaje esencial de Daniel y
Apocalipsis es que “el agente humano ha de ser
mantenido fuera de la vista, oculto en Cristo, y
el Señor Dios del cielo y su Ley han de ser exal-
tados”.
2
“Pero no os manifestéis demasiado dis-
puestos a asumir una actitud polémica [...]. Dejad
que hablen Daniel y el Apocalipsis, y digan cuál es
la verdad. Pero sea cual fuere el aspecto del tema
que se presente, ensalzad a Jesús como el centro
de toda esperanza”.
3
Acerca de la historia para maestros
Después de leer la sección “La historia” con sus alum-
nos, utilice el siguiente material para ayudarlos a profun-
dizar en algunos conceptos de Apocalipsis 13.
La marca de la bestia
Comparta los siguientes extractos y debátalos.
Morris Venden escribe, en
The Pillars
[Los
pilares]:
“La marca de la bestia es la adoración propia. La
marca de la bestia es la salvación por obras. Lamar-
ca de la bestia es tratar de salvarse por sí mismo (ya
sea de los pecados pasados, de los presentes o del
mundo de pecado) con cualquier cosa que puedas
hacer. Y el sello de Dios, lo cual es lo opuesto a la
marca de la bestia, es adorar a Dios, ir a él, caer de
rodillas en total dependencia ante él y aprender a
confiar en él”.
4
Para debatir: ¿Estás de acuerdo con las ideas de
Morris Venden acerca de la marca de la bestia y el
sello de Dios? ¿Por qué sí o por qué no?
Charles Scriven escribe en
The promise of peace
[La promesa de paz]:
“Cuando estaba en octavo grado en Spokane,
un evangelista que nos visitaba [...] señaló a los
católicos romanos en particular cuando habló un
domingo de noche acerca de ‘La marca de la bes-
tia’. Spokane era una ciudad firmemente católica
y, durante la semana siguiente, entre los adven-
tistas de dicha ciudad se levantaron rumores de
enojo y posibles amenazas en contra del evange-
lista. El siguiente domingo de noche el tema era ‘El
Anticristo’. Todos nos preguntábamos qué ocurri-
ría. Cuando llegué al lugar, quedé sorprendido al
ver oficiales de la policía en los pasillos, parados a
cada lado, mirando a la multitud.
“Nadie reveló un mal genio; sin embargo, no-
sotros, los adventistas, nos marchamos aliviados
CONSEJOS PARAUNA
ENSEÑANZADE PRIMERA
Enseñanza inductiva
La enseñanza inductiva da por sentado
que el conocimiento se “construye en pri-
mer lugar desde las experiencias de apren-
dizaje y las relaciones con los fenómenos.
El instructor, usando un método inductivo,
comienza exponiendo ante los alumnos un
ejemplo o ejemplos concretos de un con-
cepto. Luego, anima a los alumnos a ob-
servar los modelos, y a hacer preguntas o
generalizaciones de sus observaciones. El
rol del docente es crear las oportunidades
y el contexto en el que los alumnos pue-
dan realizar con éxito las generalizaciones
apropiadas, y guiar a los alumnos a medida
que sea necesario”.
7
Al presentar el material de esta lección,
antes de decir “La bestia es... o “El anticris-
to es... ”, permita que los alumnos hagan
relaciones por ellos mismos. Presente la
evidencia bíblica y el comentario de Elena
de White y luego, por medio del proceso de
razonamiento inductivo, permita que los
alumnos saquen sus propias conclusiones.
RABINO 1