Página 31 - 2017-03-00LeccionAdultos-Completo

Versión de HTML Básico

30
¿Cómo nos podemos proteger ante las tentacio-
nes de Satanás?
Utilice los siguientes pasajes, que consideramos los
más aptos para la enseñanza en relación con la historia
de hoy:
Génesis 2:7; 3:19; Juan 5:28, 29; Job 7:21; 1
Corintios 15:17-19.
Para compartir el contexto y el trasfondo
Utilice la siguiente información, a fin de arrojar más
luz sobre la historia para los alumnos. Compártala con
sus propias palabras.
¿Qué es un alma?
La humanidad no recibió un
alma al ser creada. Cuando Dios respiró en el hom-
bre el aliento de vida, el hombre llegó a ser un ser
viviente (Gén. 2:7). La fórmula es la que sigue:
Polvo de la tierra + aliento de vida = un ser vi-
viente, o alma.
De hecho, el aliento de vida no se limita a los
humanos. La Biblia asigna el aliento de vida a los
animales también (Gén. 7:15, 22).
No existe un texto que indique que el alma so-
brevive sin el cuerpo como una entidad conscien-
te. Las Escrituras enseñan que la inmortalidad del
alma estaba condicionada a la obediencia del hom-
bre (Gén. 2:16). Solo Dios es inmortal (1 Tim. 6:16).
Lo que no es un alma
. El concepto de la inmorta-
lidad del alma se estableció con los griegos. Cuando
el pensamiento griego y el judeo-cristiano entró en
la iglesia primitiva, prevaleció –desgraciadamente–
el pensamiento griego. “Este punto de vista dice
que, en efecto, hay una parte de mí, mi alma, que
sigue existiendo. Durante mi vida en la tierra, esta
alma inmortal está albergada pormi cuerpomortal.
Lo que sucede al morir es que mi cuerpo muere y
vuelve al polvo, mientras que mi alma inmortal se
libera para que continúe su existencia sin ser limi-
tada por el confinamiento en un cuerpo” (
SDA Bible
Student Sorce Book
, p. 481).
El concepto de que nuestras almas son finalmen-
te “libres” puede parecermuy buena, especialmen-
te para aquellos que han sufrido dìcultades físicas
en esta vida. Pero este punto de vista nos conduce
a considerar innecesario el cuerpo; incluso, malig-
no. Sin embargo, cuando Dios creó el mundo y la
humanidad, “[...] vio [...] todo lo que había hecho, y
he aquí que era bueno en granmanera” (Gén. 1:31).
Ser capaz de entender el error de esta creencia
es importante para los adolescentes, a la luz de lo
que significa en la relación entre mente, cuerpo
y espíritu. La forma en que cuidamos de nuestra
mente afecta nuestro cuerpo y nuestro espíritu; la
forma en que cuidamos de nuestro cuerpo afecta
nuestra mente y nuestro espíritu; cómo cuidamos
de nuestro espíritu afecta nuestra mente y cuerpo.
(Ver
El ministerio de curación
, p. 77, para un ejemplo
sobre la conexión entre mente, cuerpo y espíritu.)
¿Cómo puede afectar el cuidado de mi mente a
mi cuerpo y mi espíritu?
ENSEÑAR DESDE...
Remita a los alumnos a las demás secciones de su lección.
• Con otros ojos
Pregúnteles cómo las citas de “Con otros ojos”
transmiten el tema central de la historia, en esta
lección.
• Flash
Lea la declaración “Flash”, señalando que
pertenece al comentario de la historia de esta
semana encontrado en el libro
El conflicto de los
siglos
. Pregunte qué relación perciben entre la de-
claración y lo que acaban de analizar en “Acerca
de la historia”.
• Versículos de impacto
Señale a los alumnos los versículos enumera-
dos en su lección, que se relacionan con la historia
de esta semana. Indíqueles que lean los pasajes,
y pida a cada uno que escoja el versículo que le
hable más directamente hoy. Luego, que explique
por qué lo eligió.
Opuede asignar los pasajes a parejas de alum-
nos, para que los lean en voz alta y luego los ana-
licen, a fin de elegir el más relevante para ellos.