Página 20 - 2017-03-00LeccionAdultos-Completo

Versión de HTML Básico

19
INSTRUCCIÓN
I. PARA COMENZAR
Actividad
Remita a los alumnos a la sección “¿Lo sabías?” de esta
lección.
Durante esta semana, los alumnos serán invita-
dos a defender una línea de pensamiento. Ambas
declaraciones son defendibles, pero después de que
los alumnos elijan un tema para ilustrar, defender o
explicar serán desafiados a pensar. La evidencia del
mal y del bien en grados extremos hace imposible
negar la existencia de Dios y de Satanás. En otras
palabras, ¿piensas en la bondad deDios cuando ves
el mal aparecer en evidente contraposición o eres
más propenso a celebrar el carácter de Dios cuando
ves a las personas ejemplìcarlo en actos de bondad?
Ilustración
Comparta esta ilustración con sus propias palabras:
Cuenta la historia que un esposo y una esposa
tenían un pequeño hijito que había gateado hasta
la despensa de su hogar y había comenzado a ins-
peccionar todo lo que veía. Cuando los padres final-
mente descubrieron sus andanzas, inmediatamente
supieron que había ingerido algo venenoso. El color
de su piel no era el correcto. Su comportamiento
era lento. Llamaron al centro de control de enve-
nenamiento y describieron lo que pensaban que el
pequeño había puesto en su boca. Desde el centro
de control, les aseguraron que debían apurarse y
llevar al niño a una sala de emergencias, y bajo
ninguna circunstancia debían permitir que el niño
perdiera la conciencia. Permitir tal cosa sería fatal.
Pusieron al niño en la butaca del auto y se diri-
gieron rápidamente hacia el hospital. En el cami-
no, los ojos del pequeño comenzaban a cerrarse y,
poco a poco, se iba quedando dormido. Mientras el
padre manejaba, la madre le gritaba a su hijo para
mantenerlo despierto. Probaba de todo. Después de
unosmomentos, lo único que lomantenía despierto
era pellizcarlo. Lo pellizcaba tan fuertemente que
algunas veces le dejaba moretones. Pero él perma-
necía despierto a causa del dolor. Con lágrimas en
sus ojos y con tan solo pocos minutos para llegar al
hospital, la madre se vio forzada a tomar medidas
drásticas nuevamente: cuando su hijo ya no respon-
día a los pellizcos, comenzó a darle bofetadas, no
con enojo sino con desesperación, para mantener
al pequeño despierto. Nunca antes había tenido
que hacer algo tan agonizante; sin embargo, era lo
único que podía hacer para salvar la vida de su hijo.
Apenas llegaron al hospital, fueron recibidos por el
equipo de emergencias, que le hizo un lavado de
estómago al niño. Cuando la vida de su hijo estuvo
fuera de peligro, comentaron con los enfermeros y
el médico cuán terrible había sido tener que herir
al niño para mantenerlo despierto.
Los enfermeros sacudieron la cabeza, pero le
aseveraron a la pareja: “Sabemos que debió haber
sido doloroso, pero una vez que se duermen rara
vez los salvamos sin que queden daños permanen-
tes. Sin ir muy lejos, la semana pasada perdimos a
una niña porque sus padres no pudieronmantener-
la despierta. Los pellizcos y las cachetadas sanarán,
pero su hijo está vivo”.
¿Qué piensas que otras personas que viajaban
cerca pudieron haber pensado si observaban a la
madre, en el asiento trasero, pellizcando y cache-
teando al niño? Conociendo tan poco del cuadro
total, ¿a qué conclusiones se podría llegar? ¿Cuán
equivocadas están esas conclusiones?
¿Cómo describe esta historia la forma en la que
las personas perciben a Dios, la presencia del peca-
do, de Satanás y del reino del mal en la experiencia
humana?
¿Qué comparaciones podemos hacer entre esta
historia y el plan de salvación? ¿De qué manera
cambia nuestra percepción de Dios la forma en que
él trata con el pecado durante los tiempos difíciles?
II. ENSEÑANZA DE LA HISTORIA
Puente hacia la historia
Comparta lo siguiente con sus propias palabras:
Es probable que Dios haga “lo que sea” para que
la humanidad lo conozca y viva con él por la eter-
nidad. Dios incluso nos dejaría caer en el horror
del pecado, con todas sus consecuencias, si fuese la
única forma de llevarnos con él al hogar. Conocer
el panorama completo nos permite ver la forma en
que obra el pecado y cuán cruciales son nuestras
percepciones deDios. Amedida que lee las siguien-
tes porciones de la Escritura, considere cómo ellas
nos cuentan la historia del comienzo del pecado.
Responda las preguntas y medite en cómo el plan
de Dios para tratar con el problema del pecado es
la única forma de hacerlo.